Renuncia de Gorbachov que puso fin a la URSS cumple 30 años

Exactamente un 25 de diciembre de 1995 la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) llegó a su fin

La gente que caminaba por la nevada Plaza Roja de Moscú la tarde del 25 de diciembre de 1991 presenció uno de los momentos más decisivos del siglo XX: la bandera roja soviética que ondeaba sobre el Kremlin se arrió, y la tricolor de la Federación Rusa ocupó su lugar.

Apenas unos minutos antes, el presidente de la Unión Soviética, Mijaíl Gorbachov, había anunciado su renuncia en un mensaje televisado en vivo que puso fin a 74 años de historia soviética.

En sus memorias, Gorbachov, que ahora tiene 90 años, lamentó con acritud no haber podido prevenir el fin de la URSS, un suceso que cambió el equilibrio de poder del mundo y sembró las semillas de un tira y afloja aún abierto entre Rusia y la vecina Ucrania.

«Aún lamento que no pude controlar el barco para calmar las aguas, no reformé por completo el país», escribió Gorbachov.

Aún hoy, los expertos en política siguen discutiendo si podría haberse mantenido en el puesto y salvar a la URSS. Algunos alegan que el expresidente, que asumió el poder en 1985, podría haber evitado la ruptura de la Unión Soviética si hubiera actuado con más decisión para modernizar la anémica economía controlada por el gobierno y al mismo tiempo mantenía un control más férreo del sistema político.

«El colapso de la Unión Soviética fue uno de esos acontecimientos en la historia que se creía que eran impensables hasta que se volvieron inevitables», dijo a The Associated Press Dmitri Trenin, director del Centro Carnegie de Moscú. «La Unión Soviética, fueran cuales fueran sus posibilidades de largo plazo, no estaba destinada a desaparecer cuando lo hizo».

MQ

AP

Fuente: El Informador