Las solicitudes de asilo en México crecen 46% y ACNUR reclama adoptar alternativas migratorias

Durante su estancia en México, el jefe de la agencia de refugiados de Naciones Unidas visitó Tijuana, en Baja California, donde pudo observar «las complejas dinámicas en la frontera entre México y Estados Unidos, que plantean muchos retos para las autoridades mexicanas».

MADRID (EUROPA PRESS).- Las solicitudes de asilo en México han crecido un 46 por ciento con respecto al año anterior, en un contexto en el que es necesario fortalecer el sistema de asilo y adoptar alternativas migratorias, concluyó el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) tras una visita al país.

La agencia reconoció la presión a la que está sometido el sistema de asilo en México y abogó por soluciones «integrales, inclusivas y de enfoque regional para afrontar este fenómeno migratorio».

Las solicitudes de asilo han sido superiores a 116,000 en 2021 en México, lo que supone un incremento del 46 por ciento comparado con 2019, el año con el mayor registro de peticiones en el país.

«México se encuentra hoy bajo una creciente presión con la llegada continua de personas con necesidades distintas y cada vez más complejas a sus dos fronteras. No puede haber una sola respuesta», aseguró el jefe de la agencia, Filippo Grandi, quien insistió en que es «crucial reforzar el sistema de asilo, asegurar alternativas migratorias y conseguir una integración efectiva».

Grandi concluyó una visita al país donde se ha reunido con personas que han huido de la violencia, abusos y amenazas de las pandillas criminales que les asolaban en sus países, así como de la violencia basada en género.

Asimismo, constató que están llegando a México personas con diferentes necesidades de protección, muchas de ellas de nacionalidad haitiana, por lo que recalcó la importancia de encontrar alternativas migratorias para personas que no precisen protección internacional.

Durante su estancia en México, el jefe de la agencia de refugiados de Naciones Unidas visitó Tijuana, en Baja California, donde pudo observar «las complejas dinámicas en la frontera entre México y Estados Unidos, que plantean muchos retos para las autoridades mexicanas», aunque insistió en que «los flujos migratorios se pueden gestionar de forma que se garantice tanto la seguridad como los derechos de las personas refugiadas y migrantes».

El viaje también sirvió para firmar un acuerdo con la Universidad de Guadalajara para facilitar el acceso de los jóvenes refugiados, mientras que se ha reunido con altas autoridades gubernamentales en materia de migración y Derechos Humanos.

Grandi continuará, tras su visita a México, con una gira por la región que le llevará a El Salvador y Guatemala.

Europa Press

Fuente: Proceso

AWS