La derrota de “El Químico”, el cierre de Morena y la violencia de género

María Margarita Free del Castillo 

Por encima de los lucros y ambiciones del alcalde, Guillermo –El Químico- Benítez Torres, responsable de provocar una crisis política en el ayuntamiento de Mazatlán, prevalece el interés de Morena, como cuerpo partidario, de proteger la imagen del instituto político y de enviar un mensaje a la población de que sabe respetar los acuerdos y los derechos humanos de la mujer y de que no comulga contra quienes ejercen violencia de género. 

Para Morena, “El Químico” Benítez fue candidato y es alcalde del Partido Sinaloense ya que fue el partido que lo postuló y lo llevó al triunfo electoral; Morena no lo quiso ni como candidato a gobernador ni como abanderado a la presidencia municipal de Mazatlán.  

Cerradas las puertas de Morena, cabe recordar que Benítez Torres intentó desacreditar a la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia de Morena que le suspendió de sus derechos políticos, al considerar válidas las pruebas en su contra por las amenazas contra Elsa Isela Bojórquez Mascareño, quien fuera Síndica Procuradora de Mazatlán. 

Bojórquez Mascareño acusó a Benítez Torres de amenazas a su integridad física y emocional tras una agresión verbal, y levantó una denuncia ante la Procuraduría General del Estado de Sinaloa y ante varios organismos gubernamentales y civiles, buscando protección. 

En funciones por segunda ocasión de alcalde de Mazatlán, “El Químico” Benítez provocó una crisis política al interior del ayuntamiento por negarse a cumplir con los compromisos pactados con el PAS cuando lo postuló su candidato, y quiere volver a abrir las puertas de Morena, en donde no ha podido conseguir apoyo, pues ya saben que no tiene palabra. También toca los accesos de Palacio Nacional, en donde el presidente Andrés Manuel López Obrador cuenta con fichas de información del Centro Nacional de Inteligencia sobre las perversas andanzas del presidente municipal y sus “alianzas” con los grupos antiAMLO de Mazatlán.

El presidente López Obrador cuenta también con un expediente del Centro Nacional de Inteligencia sobre las relaciones de la diputada Victoria Vega Sánchez y de “El Precioso” Edgar Augusto González Zatarain, quien fue diputado local por el PRD por el Distrito 24 que comprende los municipios de El Rosario y Escuinapa. Por recomendaciones de la legisladora, “El Químico” Benítez pretende imponer a González Zatarain, con residencia en El Rosario, como secretario del ayuntamiento de Mazatlán. 

Cerradas las puertas de Morena, “El Químico” Benítez recurre a la agitación callejera y a las amenazas contra los regidores que se oponen a que imponga funcionarios y a que trastoque la Ley de Gobierno Municipal, y organiza, previo reparto de despensas y “bonos” de 250 pesos, manifestaciones “a su favor” en las que se nota la presencia de trabajadores de Obras Públicas, aseo y limpia, parques y jardines, que han acusado que están ahí bajo la advertencia de que no si no acuden serán despedidos. 

La política es de ciclos y en la crisis del ayuntamiento, “El Químico” Benítez perdió anticipadamente la ruta y la pelea rumbo al 2024, en la que desea ser postulado por Morena como candidato al Senado de la República. En el jaloneo por las posiciones, el alcalde mazatleco fue vencido porque su imagen de “rajón” permea por todos los círculos políticos. Si Morena ya le negó una vez el registro como candidato a gobernador y alcalde no tendrá ningún problema para volver a rechazarlo como su abanderado al Senado de la República.  

“El Químico” no le sirve a Morena por ser indisciplinado, por su intención de querer gobernar solo Mazatlán, por su talante déspota y altanero y por su perfil de alcalde autócrata. El presidente municipal ya perdió. No hay nada para el de parte de Morena en el 2024; lo derrotó su temperamento, su falta de oficio político y el PAS, quien cierra filas en torno al gobernador Rubén Rocha Moya. Benítez Torres es de choque y Morena le cierra el paso porque el partido también va en consonancia con la línea marcada por el mandatario estatal. 

Cualquiera que sea la salida política, “El Químico” Benítez es un cadáver ambulante en términos electorales. No pinta para candidato. El PAS ya se adjudicó la victoria quitándole la capucha a Benítez Torres y exhibirlo tal cual es ante el electorado de Sinaloa…   

Publicado en Mujeres por Sinaloa

AWS