Agresividad de “El Químico” Benítez agrava conflicto en el cabildo de Mazatlán

Richard Lizárraga Peiro 

Corresponde a los integrantes del cabildo y al alcalde de Mazatlán, por la vía política, no a través de la agresividad y la imposición, resolver los problemas derivados de los nombramientos de funcionarios públicos; la solución radica en la capacidad política de los regidores y del presidente Guillermo -El Químico- Benítez Torres, quien intenta colocar «por sus pistolas» al secretario del ayuntamiento, el tesorero y el oficial mayor. 

“Es una salida cómoda e irresponsable culpar al maestro Héctor Melesio Cuén, del conflicto que nació por los desacuerdos en los nombramientos de funcionarios; culpar por culpar denota perversidad y falta de oficio político para conducir el municipio”, dijeron regidores opositores al alcalde mazatleco. “O sea, por falta de capacidad de negociación y por querer imponer funcionarios, recurre a tergiversar los hechos”, agregaron. 

El viernes pasado, el alcalde Guillermo – “El Químico” – Benítez Torres convocó a la violencia callejera y al “terrorismo político” contra los regidores del ayuntamiento de Mazatlán que no se someten a sus caprichos y contra los dirigentes del Partido Sinaloense.  

En las pasadas elecciones municipales, el PAS postuló como su candidato a la presidencia a “El Químico” Benítez después de que Morena le negó las candidaturas, primero al gobierno de Sinaloa, y después a la alcaldía de Mazatlán.  Benítez Torres participó en la contienda por la alcaldía con las siglas del PAS en fórmula con Morena. Derrotó con el apoyo de los pasistas al candidato de la alianza PRI-PAN-PRD, Fernando Pucheta Sánchez. 

El secretario de Salud, Héctor Melesio Cuén Ojeda, pidió, porque el problema es de los regidores con el alcalde, a que lo saquen del conflicto, al igual que a la UAS, y que se abra el diálogo para llegar al entendimiento y retomar la gobernabilidad del municipio. 

Aclaró que aborda el tema porque hay señalamientos en su contra, cuando él no está metido, sino dedicado a la responsabilidad que le asignó el gobernador Rubén Rocha Moya. 

“El problema no es Cuén, no es el Partido Sinaloenses, allá, la cantidad de regidores va más allá de los que tiene el PAS que tiene cuatro; está también representados, están también participando el Partido Revolucionario Institucional, el PAN, Morena, todos ellos no pueden estar equivocados en la actitud que se ha tomado en el municipio”, expuso. 

El exdirigente del PAS explicó que participó en una reunión a petición del secretario General de Gobierno, Enrique Inzunza Cázarez, y se acordó que los tres funcionarios que se nombraron declinaran y se convoque al cabildo donde se presente otra propuesta para la secretaria, la tesorería y la oficialía mayor y superar el conflicto y ponerse a trabajar a favor de los mazatlecos. 

“Hago votos porque se entable el diálogo con los regidores de los diferentes partidos políticos; eso es lo que se tiene que dar, es lo más cuerdo, se necesita gente cuerda, que quiera a la gente, que quiera a su estado, que quiera transitar en un real estado de derecho. Hoy en el municipio hay contrapesos y eso no es malo, es bueno para la ciudadanía”, expuso. 

Opinó que el Congreso debe de intervenir para que se retome el diálogo y se imponga el orden y la gobernabilidad en Mazatlán. 

El regidor del PAN, Martín Pérez Torres, dijo que “la política es de transitar, de buscar consensos y en su defecto buscar acuerdos; yo pediría a la ciudadanía que nos tengan paciencia y seguramente la semana que entra ya estaremos solucionando el problema; ya al alcalde nosotros le externamos nuestras propuestas. Nosotros estamos para trabajar, para velar por el bien de la población del municipio”. 

Por su parte la regidora del PAS, América Carrasco Valenzuela dijo que la solución del problema depende de la voluntad del alcalde, no de su agresividad, dado que el cabildo es corresponsable de la conducción del municipio y deben llegar a la secretaria, la tesorería y a la oficialía mayor personas que cuentan con el voto democrático del cabildo, no por imposición o por capricho del alcalde.   

El colectivo “Un Morena Unido Mazatlán” propuso al Congreso del Estado eliminar el fuero político al alcalde Guillermo -El Químico- Benítez y a regidores y la desaparición de poderes para que se celebren nuevas elecciones, en un escenario cada vez más ríspido en el que propio presidente municipal incita a la violencia y al “terrorismo callejero”.  

El sábado, un día después de que el alcalde convocó a la violencia callejera y al “terrorismo político” ocurrió la primera agresión o el “contacto” de un grupo de porros que acudió al Palacio Municipal de Mazatlán, para lanzar insultos contra los regidores opositores a que el alcalde. 

El origen del problema radica en la pretensión de “El Químico” Benítez por imponer al secretario del ayuntamiento, al tesorero y al oficial mayor. La mayoría de los regidores se oponen a esos nombramientos; las asambleas de cabildo se han reanudado, pero ahora bajo la presión de la violencia callejera y el “terrorismo político” contra los regidores opositores al alcalde.   

AWS