‘Destruir el Estado corrupto, el objetivo del nuevo régimen’: Pablo Gómez

La mafia del poder ya no está tomando las decisiones fundamentales en el país, pero el poder de su dinero tiene peso en la vida cotidiana, dijo en entrevista

Pablo Gómez Álvarez, el nuevo titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, aseguró en entrevista con Excélsior que el problema de México es la creación y operación de un Estado corrupto, que forma parte del sistema de gobierno del país.

Gómez Álvarez, nombrado en la víspera por el presidente Andrés Manuel López Obrador como sustituto de Santiago Nieto Castillo, dijo que el Estado corrupto es un fenómeno socio-político-económico, que se fue gestando en México desde los años 50 del siglo XX.

El gobierno actual tiene una lucha contra distintas modalidades de la corrupción, porque en realidad se está luchando en contra del Estado corrupto.

No estamos frente a una cuestión coyuntural, circunstancial; en todos los países hay corrupción, pero en México ése no es el problema, el problema es que se creó un Estado corrupto. La corrupción forma parte del sistema de gobierno”, aseguró.

Pablo Gómez, quien ocupa por primera vez un cargo dentro del poder Ejecutivo —desde su llegada a la política en 1979 ha sido legislador, diputado, asambleísta, senador—, expuso que ése es el fenómeno que se enfrenta el actual gobierno.

Eso fue lo que pasó, y eso es a lo que nos enfrentamos. A partir de que surge en México una nueva fuerza gobernante, esa nueva fuerza gobernante tiene entre sus principales objetivos destruir al Estado corrupto, y eso no se puede hacer por un decreto, solamente, se necesitan muchos decretos, muchos actos.

Entonces, esta UIF es un brazo, un instrumento de la lucha contra el Estado corrupto y también de la lucha contra la delincuencia organizada, porque ahí coinciden las dos cosas: tenemos el otro problema, el de la crisis delincuencial del país, pero ambas cosas están vinculadas, no son cosas separadas por completo”.

El exlíder estudiantil del Movimiento de 1968 —que estuvo en la cárcel— expuso que la llamada mafia del poder, a la que López Obrador se refirió en muchas ocasiones, incluso antes de ser presidente de México, “es la cúpula de las decisiones; el Estado corrupto es el caldo de cultivo de varios males de México; en este momento esa mafia (del poder), esa oligarquía, ya no está gobernando, eso no quiere decir que no tenga poder, claro que lo tiene, el poder del dinero tiene mucho peso en la vida cotidiana de cualquier país, pero ya no está tomando las decisiones fundamentales. Ya tampoco puede proteger al Estado corrupto, del que se sirvieron”.

Como ejemplo de la operación de la mafia del poder, Gómez Álvarez se refirió a las privatizaciones de empresas que administraba el Estado mexicano y que la mayor parte de ellas se realizaron en la época de la presidencia de Carlos Salinas de Gortari.

Las privatizaciones, por ejemplo, no se hicieron al margen de un esquema de corrupción. Todas las privatizaciones son corruptas y ése es un fenómeno que en pocos países se ha dado; nosotros tenemos que erradicar eso.

Mucha gente —sigue el nuevo titular de la UIF— considera que es imposible, pero nosotros pensamos que es vital. La República no va a poderse modificar, no va a poder surgir como un medio a través del cual pueda ser posible generar un Estado social y democrático, sino se combate el Estado corrupto, sencillamente hay que cambiarlo todo”.

Gómez Álvarez, quien el lunes por la noche tomó posesión del cargo de manos del secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, sostuvo que lo que se ha hecho en el gobierno actual para enfrentar la corrupción “no es poco”, pero, dijo, “seguimos más o menos en la superficie del fenómeno, se tiene que profundizar muchísimo más. Y eso, claro, no depende de esta Unidad de Inteligencia Financiera, pero si depende de una convergencia de todo el gobierno y de otras instituciones”.

Sobre el papel que el Congreso tiene en el marco del combate a la corrupción, terreno que Pablo Gómez conoce con actor de primera fila: en la pasada legislatura, la LXIV formó parte de la bancada del Partido del Trabajo (PT), dijo:

El Congreso ha apoyado bastante hasta este momento, creo que debe seguir apoyando, emitiendo los decretos que sean necesarios. Hay que volver al tema del papel del Congreso en la creación del andamiaje legal que requiere la lucha contra el Estado corrupto. Ya sabemos que hay muchos que están ahí, en el Congreso, y también en el Poder Judicial que no están de acuerdo con esta lucha que se está dando, pero hay que ir venciendo esas resistencias lo más pronto posible.

Creo que va a continuar esta lucha de la cuarta transformación contra el Estado corrupto, pero para dar nuevos avances grandes. No es solamente una cuestión de perseguir los actos de corrupción, sino de modificar los eslabones que se fueron creando, los eslabones que se fueron creando durante mucho tiempo, ese entramado de corrupción, esa manera de hacer política a través del entramado corrupto, ese es el punto”, dijo.

El nuevo titular de la UIF mencionó, como un elemento de prueba de que en el gobierno federal se ha estado erradicando la corrupción, el pasado proceso federal electoral del 6 de junio, donde Morena obtuvo 11 de las 15 gubernaturas y se mantuvo como la primera mayoría en la Cámara de Diputados.

Nosotros acabamos de tener un momento muy importante: la elección intermedia. Hubo una serie de elecciones, en la Cámara de Diputados y elecciones estatales y de parte del gobierno federal no se utilizaron recursos públicos para comprar votos, ni para hacer propaganda. Es la primera vez en México que dese el gobierno federal, no se usaron recursos públicos para fines electorales, ni para apoyar candidatos o partidos.

Eso cambió inmediatamente la situación, se abatió de manera visible la compra de votos, se pudo observar de manera residual, eso es un avance grandísimo; es algo que el INE ni el IFE en su momento combatieron.

Esa institución no fue diseñada para combatir la compra de votos, porque fue una institución electoral creada desde arriba, con el gobierno federal, eso no podía ser posible, aseveró.

Dejar de comprar votos se hizo gracias a que hay una nueva fuerza gobernante, que como uno de sus principales planteamientos políticos-electorales era justamente eliminar la compra de votos y la defraudación en general”, dijo quien fue representante del PRD ante el IFE y también ante en INE.

De acuerdo con el dicho de Gómez Álvarez, hay que seguir en esa dirección. “No basta que el gobierno federal no compre votos, es necesario que ningún gobierno lo haga, ni gobiernos estatales ni municipales, ni se utilicen otro tipo de instituciones para eso”.

En ese mismo nivel, Pablo Gómez Álvarez se refirió a las prerrogativas que reciben los partidos políticos, que son “muy cuantiosos, a veces alcanzaban a comprar votos con el propio recurso que el Estado les da. También hay que revisar esas cosas. Está pendiente una nueva reforma del sistema electoral, no podemos seguir así, el INE fue el IFE, fue diseñado como una institución política, y debe ser una institución técnica y los partidos políticos fueron diseñados como instituciones burocráticas, con grandes recursos que generaron una casta interna que vive de las prerrogativas públicas”.

Recordó que, en su paso como presidente del PRD, en 1999, los conflictos internos tenían ese elemento como uno de los principales de sus propias crisis, pero no solamente ahí, en el PRI y el PAN.

Yo fui presidente inmediatamente después de Andrés (Manuel López Obrador), a mí me entregó la presidencia Andrés y nos enfrentamos al mismo problema. Hemos estudiado el fenómeno de la corrupción, no solamente en sus partes integrantes, lo hemos estudiado con andamiaje teórico que nos permita entender cómo se puede integrar a la forma de gobierno el Estado corrupto, uno de los elementos esenciales en la naturaleza del fenómeno político, como Andrés es licenciado en ciencias políticas, es un tema que le interesa mucho”, concluyó Gómez Álvarez.

DESCARTAN AFECTACIÓN

El escándalo que originó la salida de Santiago Nieto de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) no afectará a Morena en la antesala de las elecciones en sesis estados, seguró el líder de los morenistas, Mario Delgado, quien aseguró que llevaba papeles y carpetas de archivos de encuestas en las bolsas con las que salió de Palacio Nacional.

Sobre su asistencia a la Fórmula Uno, dijo que es aficionado y no es incongruente con los valores de austeridad que promueve Morena.

Interrogado sobre los posibles efectos que tendrá en Morena el escándalo público que provocó la salida de Santiago Nieto de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), dijo que “ahí hay una decisión del propio Santiago que hay que respetar. Que ante los hechos que son públicos, él decidió hacerse a un lado, precisamente en congruencia con los valores de este afecto”.

—¿Le afectará o no a Morena?

—Pues no. Lo que dijo el Presidente fue muy claro, que cada vez la vida pública es más pública. Antes no ocurrían estas cosas.

Entrevistado después de reunirse con los senadores de Morena, Delgado informó que Santiago Nieto lo invitó a su boda, pero no pudo asistir, porque tenía giras de trabajo.

-Leticia Robles de la Rosa

Andrés Becerril

Fuente: Excelsior

AWS