Protección escolar con seguro de orfandad

México es el país que tiene el mayor número de niñas y niños huérfanos a causa del Covid-19.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) estima que 862,365 niños y niñas de 21 países habían quedado huérfanos o habían perdido a un abuelo con custodia debido a la muerte asociada al contagio por la Covid-19.

México es el país que tiene mayor número de niñas y niños huérfanos de padre, madre o ambos con 131,325 menores en dicha situación de los seis países analizados de América. “Además, nuestro país es el primero con menores de edad que perdieron a su cuidador principal, con un número que asciende a 141,132”, según analizados por Hillis et al., 2021 y que fueron retomados en el documento “la orfandad ocasionada por la pandemia”, del Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República.

Hace unos días, conocí el caso de Angélica de 13 años, Mauricio de 15 y Sebastián de 17 años de edad que perdieron en menos de un mes a sus padres. Durante la segunda semana de septiembre, el padre de los adolescentes falleció a causa de la pandemia y en la primera semana de octubre su madre murió a consecuencia del cáncer que se agravó con la Covid-19.

Los tíos de los adolescentes investigaron y encontraron que el seguro escolar incluía una cobertura por orfandad, que consiste en el pago integral de estudios para alumnos que hayan perdido a su sostén económico familiar por fallecimiento, invalidez total y permanente o por declaración legal de ausencia; que entra en vigor a partir de la fecha en que cualquiera de los tres eventos ocurra y hasta la terminación de sus estudios profesionales.

“Es importante conocer los términos para que se pueda obtener el beneficio, por ejemplo, no pueden reprobar, faltar a clases (ni siquiera en momentos de duelo, tener un promedio por arriba de 8, tener la información actualizada, cumplir con los pagos correspondientes cada inicio del ciclo escolar y especificar claramente, quién es el tutor principal”, comentó en entrevista con El Economista, Blanca Rosa González, mamá de Blanca estudiante de 15 años que cuenta con el seguro escolar.

Especificaciones

El seguro por orfandad se aplica cuando fallece la persona designada por el estudiante como su sostén económico, ya sea su padre o su madre o bien a quien cuenta con la patria potestad, que en algunos casos pueden ser los abuelos o los tíos.

Es importante considerar que el sostén económico no podrá ser modificado durante el semestre o el año correspondiente. La decisión de la selección del tutor principal es muy importante ya que los cambios se realizarán cada inicio de periodo escolar.

Los padres o tutores deben conocer que incluye el seguro escolar, ya que algunos casos la cobertura corresponde al 100% tanto de la inscripción como de las colegiaturas, pero hay pólizas que establecen que dependiendo de la calificación es el porcentaje a cubrir en las colegiaturas.

Entre las obligaciones del estudiante contemplan respetar y cumplir con todas las disposiciones establecidas por los Reglamento, mantener una buena conducta dentro de la Institución, inscribirse en tiempo y forma y deberá cubrir cualquier pago adicional, como: cursos, talleres, diplomados, exámenes y actividades extracurriculares.

Los seguros escolares tienen un costo entre los 850 y 2,500 pesos en cada nuevo ciclo escolar y hay diversas aseguradoras que lo ofrecen a primarias, secundarias, preparatorias y universidades. 

“No todos los colegios incluyen la póliza por orfandad, la gran mayoría se centra en gastos médicos mayores en caso de accidente dentro de las instalaciones o bien en los trayectos de la casa a la escuela y de la escuela a la casa”, concluyó González, quien tiene experiencia con sus tres hijas.

Patricia Ortega

Fuente: El Economista

AWS