La violencia familiar prende focos rojos; alcanza máximos históricos

El delito aumentó 20% en un año, con tendencia al alza en 26 estados

Además de que la violencia familiar registra una tendencia al alza en 26 entidades federativas, este delito aumentó 20% en un año, en el marco de un paulatino desconfinamiento, la reactivación económica y la vuelta a actividades presenciales ante la pandemia de covid-19.

Datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) indican que, mientras de enero a agosto de 2020 se iniciaron 143 mil 777 carpetas de investigación, para el mismo periodo de este año sumaron 171 mil 928, es decir, 28 mil 151 indagatorias más o un aumento de 19.6% en la incidencia.

Este año, la violencia familiar ha alcanzado máximos históricos, con más de 23 mil carpetas en marzo (23 mil 708), abril (23 mil 388) y mayo (23 mil 905), mes a partir del cual el delito ha ido a la baja, con registros superiores a 21 mil indagatorias, pero aún arriba de las iniciadas en meses como enero (17 mil 400) o febrero (18 mil 204).

Los registros

Pero las carpetas de investigación no son el único indicador que prende alertas sobre la violencia familiar en México, pues aunque las llamadas a los números de emergencia 911 de las entidades federativas no son denuncias propiamente, sí representan peticiones de auxilio o registros oficiales de algún tipo de incidente.

Los registros del SESNSP muestran que de enero a agosto de 2020 se recibieron 473 mil 735 llamadas de emergencia sobre violencia familiar contra las 465 mil 434 que sumaron en el mismo lapso de este año, apenas ocho mil 301 menos o una disminución de 1.75%, considerando que, el año pasado, el país estaba en confinamiento a causa de la emergencia sanitaria y se alcanzaron las mayores cifras en el delito hasta ese momento.

Los estados con mayor número de llamadas de emergencia para reportar violencia familiar este año son Nuevo León (62 mil 853), Ciudad de México (56 mil 127), Sonora (39 mil 451), Guanajuato (38 mil 018), Jalisco (27 mil 279), Coahuila (25 mil 667), Veracruz (25 mil 024), Baja California (22 mil 882), Chihuahua (20 mil 228) y Quintana Roo (14 mil 480).

En tanto, un análisis de la incidencia sobre violencia familiar realizado por la organización Causa en Común reveló que sólo en seis estados el delito va a la baja.

De acuerdo con el comparativo realizado con base en los datos de la “base de víctimas” que emite el SESNSP, Tlaxcala es la entidad con la mayor alza de casos entre enero y agosto de este año respecto del mismo periodo de 2020, con 213% de aumento (de sólo ocho casos pasó a 25). Le siguen Yucatán (81% más, es decir, de 407 a 735), Sonora (63%, de tres mil 157 a cinco mil 157), Estado de México (43%, de diez mil 520 a 15 mil 032) y Tabasco (34%, de cuatro mil 078 a 5 mil 445).

Las otras entidades con crecimientos en violencia familiar son Coahuila, CDMX, Quintana Roo, Nayarit, Tamaulipas, Sinaloa, Baja California, Nuevo León, San Luis Potosí, Guerrero, Guanajuato, Veracruz, Oaxaca, Zacatecas, Aguascalientes, Chihuahua, Baja California Sur, Durango, Querétaro, Jalisco y Morelos.

Las reducciones se han presentado en Campeche (-30%), Chiapas (-9%), Hidalgo (-6%), Puebla (-5%), Michoacán (-3%) y Colima (-0.8%).

El dato

En contraste

  • Hay entidades que registraron una baja en violencia familiar: Las reducciones se han presentado en Campeche (-30%), Chiapas (-9%), Hidalgo (-6%), Puebla (-5%), Michoacán (-3%) y Colima (-0.8%).

…y la trata también creció

La organización civil Causa en Común detalló que a agosto de este año se reportaron 525 víctimas de trata de personas, lo que significa un incremento de 21% respecto de los primeros ocho meses de 2020.

Este delito va al alza en 14 estados, entre los que destacan Puebla (mil 900%), Querétaro (300%), Tamaulipas (300%), Nuevo León (207%) y Campeche (200%). En otros 17 se registran disminuciones, siendo las más marcadas en Durango (-100%), Sonora (-100%), Guanajuato (-100%), Guerrero (-89%) y Tlaxcala (-89%).

Causa en Común destaca que buena parte de las cifras no reflejan la realidad del país, pues hay subregistros superiores al 90%, según la Encuesta Nacional de Victimización que elabora el Inegi.

“Dichos subregistros reflejan la falta de denuncia, a su vez resultado de la desconfianza hacia las instituciones de seguridad y procuración de justicia. Asimismo, debe tomarse en cuenta la probable manipulación de algunas de estas cifras por parte de autoridades”, apuntó.

ANDRÉS MENDOZA

Fuente: Excelsior

AWS