Es tiempo de terminar con las mentiras alrededor de la Planta de GPO de Topolobampo

Hay muchos mitos e imprecisiones con respecto a la Planta de Fertilizantes que generan temores y desconfianza en la ciudadanía, asegura el ambientalista Xicoténcatl Vega Picos

No tiene miedo de llamarles mentiras a una serie de versiones sobre el riesgo, la afectación ambiental, los supuestos perjuicios a la actividad pesquera con la operación de la Planta de Fertilizantes que se instalará en el Puerto de Topolobampo.

En la entrevista es decidido. Es un especialista ambiental en toda la extensión de la palabra. Es egresado de la Escuela Superior de Agricultura “Hermanos Escobar” y cuenta con una Maestría en Ciencias por la Universidad East Stroudsburg de Pennsylvania en manejo de vida silvestre.

La plática es extensa. Xicoténcatl Vega Picos hace un recuento de los mitos que algunas voces inconformes utilizan para oponerse a la operación y construcción de la Planta de GPO.

Tiene además una Maestría en Planeación Ecológica por la Universidad de Pennsylvania y en su experiencia dice, no hay razones reales para mantener tantas mentiras vigentes en la percepción de las personas.

Ambientalista Xicoténcatl Vega Picos.

Operación miedo a la explosión

Circula la versión de que en el estudio de riesgo para la Planta de GPO dice que de explotar se afectaría a un radio de 50 kilómetros. El Doctorado en Gestión Ambiental por la Universidad de Extremadura, España, ataja la pregunta de inmediato.

“Lo primero que se debe aclarar en este tema, es que el amoniaco no explota, debido a que es un gas que se maneja a -33°c y no es inflamable, por lo tanto, es falso que la planta va a explotar”, precisa.

Estas afirmaciones, agrega, están fuera de contexto, también son falsas, ya que se hicieron con toda la intención de desinformar y de provocar temor hacia el proyecto.

Se debe de aclarar, eso sí, precisa, que el giro de la empresa es de hidrocarburos, por tanto, el reglamento en materia de impacto ambiental indica que esta actividad debe de ser considerada de riesgo.

“Sin embargo, no se tienen antecedentes de accidentes en el almacenamiento de estos fertilizantes. Es más, en México durante los 70 años en que Pemex produjo estos fertilizantes nunca se tuvo un accidente con estos productos, igual se puede decir de Proman y todas sus filiales en el mundo, en los 37 años que tienen operando no han tenido ningún accidente de esa naturaleza”.

Entrada a la Planta.

Maniobra de confusión contra actividad productiva

La realidad es que la confusión intenta seguir sembrando una mala percepción sobre los llamados sitios Ramsar y en específico en donde se  pretende instalar la planta.

La verdad, asegura Vegas Picos, es que los sitios Ramsar son designaciones internacionales que tienen por objetivo la conservación y el uso sustentable de estos cuerpos de agua, su designación no es sinónimo de prohibición para el desarrollo de actividades económicas.

“Sirve de marco para la acción nacional y la cooperación internacional en pro de la conservación y el uso racional de los humedales y sus recursos”.

Es decir, confirma el especialista, se pueden realizar actividades productivas, sin menoscabo de la protección del medio ambiente en estos humedales.

El problema es que sin razones reales y sin sustento, abunda, “hay quienes han aprovechado el desconocimiento popular respecto a los sitios Ramsar o humedales, para meter miedo y alertar a la población de prohibiciones que no están consideradas en la ficha Ramsar”.

Hace una pausa y es aún más contundente en sus palabras: “con mentiras han hecho crecer la duda si se deben o no instalar proyectos productivos en estos sitios”.

Lo que es definitivo, asienta, es que los acuerdos Ramsar plantean el uso racional de los recursos naturales. Es decir, que se pueden desarrollar actividades productivas, pero con la obligación para las empresas de generar ganancias netas en biodiversidad, para así darle sustentabilidad al sitio. 

“Eso es lo que hará GPO en Topolobampo, de acuerdo a los proyectos de inversión que se han realizado y que se harán en lo sucesivo de resultar favorable la consulta ordenada por el presidente y propuesta también por el poder judicial”.

Y agrega: “Tengo entendido que se invertirán 250 millones de pesos en los próximos 10 años para descontaminar la bahía, y esto no lo ha hecho ningún gobierno ni menos aún ninguna empresa privada en la historia de la bahía”.

Peligro ambiental y perjuicio pesquero

Se manejan diversos tipos de mitos en referencia a la contaminación, daños ambientales y al perjuicio de la actividad pesquera, recuenta Vega Picos.

“Por ejemplo, se dice que con el relleno se tumbaron mangles, eso es falso, ya que en el sitio particular donde se construirá la planta no crece ese tipo de vegetación ya que el terreno es salitroso debido a que otras obras de infraestructura, el tendido del ferrocarril chihuahua-pacífico y la carretera mochis-topolobampo, cortaron el flujo hidrológico de la zona, impactándola, incluyendo el mangle y causaron un incremento en la salinidad en esta zona”.

Otro ejemplo que se ha manejado es el impacto a las aves, esto tampoco es verdad, concluye.

“Nosotros realizamos un estudio con transmisores satelitales que les colocamos a cuatro pelícanos, por cierto, es el primer trabajo de este tipo que se realiza para esta especie en particular. Los resultados nos indican que ninguno de ellos mostró preferencia por la zona en donde se ubicará la planta”.

En relación al cumplimiento de las normas ambientales, dice, las alcanzan y las sobrepasan.

“Desde mi experiencia considero que GPO es la única empresa en Sinaloa que ha cumplido con todos los lineamientos que Semarnat le ha exigido y más”

Ninguna empresa en la historia de Sinaloa, repite,  ha sido sometida al escrutinio, no sólo de la autoridad, sino de la población en general, como ha ocurrido con GPO.

Otro asunto que también aclara es que el sitio ya se encuentra impactado, la bahía de ohuira ha sido receptora de todo tipo de contaminantes por años, lo que ha causado un impacto ambiental.

“El sitio especifico donde se instalará la planta corresponde a un sitio perturbado, carente de vegetación, el cual no es atractivo para la fauna de la zona”, asienta.

Vista general de la bahía y la plataforma de GPO.

Impacto negativo

“No se tuvo impacto en vegetación de manglares, ese es otro de los dimes y diretes que se han mencionado, argumentando que con el relleno se talaron mangles”, asegura el especialista.

Incluso, establece que el sitio en donde se construirá la planta no tenía mangles.

“Para la autorización del relleno se realizó una visita por parte de personal de Semarnat y Profepa, quienes verificaron y constataron que no se tenía presencia de estas plantas”.

Al preguntársele sobre la posible afectación a la actividad pesquera de la planta, Xicotencatl Vega Picos establece que es otra más de las mentiras que se han contado.

Donde se construirá la planta, dice, se realizó un estudio sobre las condiciones hidrológicas en la Bahía de Ohuira y otros sobre su hidrodinámica, que indican que no se tienen las condiciones para el desarrollo de larvas en esa zona, debido a que las corrientes y profundidades no son las más aptas, es decir que el camarón, por ejemplo, busca mayores profundidades y corrientes rápidas, y ni uno ni lo otro se encuentran en esa zona.

En resumen, corrobora, al no existir afectación a las larvas ni al agua de la bahía, se entiende que el proyecto no afecta la actividad pesquera de la zona.

Oficinas en el Puerto de Topolobampo.
AWS