ONU urge a invertir en energías limpias

Más de 35 estados, organizaciones y empresas se comprometieron a ampliar el acceso a la electricidad

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, instó ayer a los líderes mundiales y a las empresas a que inviertan masivamente en energías limpias para luchar contra la crisis climática y hacer que la luz llegue a los más pobres.

Tenemos un doble imperativo: poner fin a la pobreza energética y limitar el cambio climático”, declaró Guterres con motivo del diálogo de alto nivel sobre energía organizado al margen de la Asamblea General de Naciones Unidas, el primero consagrado a ese sector en 40 años.

La solución son las energías limpias, afirmó.

Más de 35 Estados, organizaciones y empresas como TotalEnergies, Schneider Electric y Google, detallaron ayer sus respectivas hojas de ruta en este terreno, en los llamados Pactos de Energía. El total de compromisos anunciados se eleva a más de 400 mil millones de dólares.

Estos compromisos se enmarcan en el desarrollo de tecnologías como el hidrógeno, mayor acceso a la electricidad o formas de cocinar no contaminantes en los países emergentes.

Varios países como Malaui o Dinamarca hicieron hincapié en proporcionar a las personas en las zonas menos desarrolladas energías limpias para cocinar, para que abandonen el carbón o el queroseno.

Según la ONU, cerca de 760 millones de personas en el mundo siguen sin tener acceso a la electricidad y cerca de 2,600 millones no pueden cocinar con energías limpias.

Las emisiones procedentes de la energía representan 75% de las totales de gases de efecto invernadero.

Los avances todavía son lentos. Para 2025 habría que reducir a la mitad el número de personas sin acceso a la electricidad y ofrecer soluciones limpias para cocinar para mil millones de personas, insistió.

Guterres abogó por multiplicar por cuatro para 2030 el uso de energía solar y eólica y por dejar de construir ya, a partir de este año, centrales de carbón.

Según un estudio publicado ayer por el Fondo Monetario Internacional (FMI), las subvenciones directas e indirectas a los combustibles fósiles se elevaron en 2020 a 5.9 billones de dólares en el mundo, el equivalente a 6.8% del PIB mundial.

Para los economistas del FMI estos subsidios “generan un sobreconsumo de combustibles fósiles”.

Hay que establecer precios que reflejen “completamente” los costos reales de estas energías fósiles, pero también los costos medioambientales, recomendó Kristalina Georgieva, directora general del FMI.

AFP

Fuente: Excelsior

AWS