El informe: mil 300 millones de pesos, gastó en imagen Quirino Ordaz

ÁLVARO ARAGÓN AYALA ·

Quirino Ordaz Coppel rendirá el 5 de septiembre el quinto y último informe de su gobierno priista fallido y tendrá que usar su gracia y su capacidad de maquillación para intentar hacer creer a la sociedad sinaloense y a los diputados de la 63° Legislatura de las “bondades” de su administración que en realidad es un desastre. 

La aparente buena imagen del gobierno de Quirino cuelga de los delgados hilos del pago de publicidad, propaganda y encuestas. Durante su ejercicio de gobierno se calcula que ha gastado la friolera cantidad de más de mil 300 millones de pesos en el cuidado de su figura pública. 

La inversión ha sido inútil. El descrédito de la administración priista-quirinista fue uno de los factores que encaminaron la derrota en la elección del 6 de junio del candidato del PRI-PAN-PRD al gobierno de Sinaloa, Mario Zamora Gastelum.    

En la crónica oficial que leerá ante los miembros del Congreso Local, los legisladores de Morena se moverán en los tiempos y los espacios suficientes para reclamar transparencia al gobierno “color de rosa” de Quirino, el cual se olvidó de llevar justicia social y pretendió hacer creer que su quehacer tenía rasgos humanitarios con actos de glamour elitista.   

El gobierno de Quirino Ordaz le falló al pueblo y uso irresponsable, criminal y frívolamente el presupuesto estatal, destinando recursos a la ejecución de obras para beneficiar a sus amigos hoteleros, restauranteros y empresas inmobiliarias. Invirtió para abrir mayores oportunidades de expansión para los negocios de unos cuantos y se dio el lujo de construir el estadio de futbol Kraken en Mazatlán para “regalárselo” a un particular. 

El gobierno fallido de Quirino destiló demagogia, carretadas de mentiras; tomó la “pose del avestruz” en el combate a la violencia y el crimen; en los 17 municipios de Sinaloa –sin incluir por supuesto Mazatlán, se desatendió de los problemas urbanos de ciudades y sindicaturas. En general, Sinaloa ofrece el rostro del desastre por el olvido oficial. 

Para los sinaloenses, el tránsito por las carreteras que cruzan o atraviesan Sinaloa es una pesadilla y a la vez vergüenza. La infraestructura luce abandonada.  

En el combate a la corrupción Quirino Ordaz fue omiso y para protegerse colocó a sus pies, para efecto de encubrir toda clase de latrocinios, a la Secretaría de Transparencia y Rendición de Cuentas y la Auditoría Superior del Estado.  

Quirino Ordaz gobernó para saciar los apetitos económicos de una elite en el poder y una red de amigos y familiares que en 5 años hicieron crecer de manera exponencial su riqueza con la construcción de obras con dinero público que nada más benefició a esa casta divina. 

El reporte de los diputados locales de Morena que no pudieron ser maiciados por el gobernador es el de un estado priista fallido, que acumula evidencias de alta corrupción, saqueo y uso indebido de los recursos públicos y de la estructura humana y física de las dependencias del gobierno. 

El gobernador manejó de manera irresponsable y criminal la pandemia que ha dejado ya un saldo de casi 8 mil muertos en Sinaloa. A estas alturas es hora de que Quirino Ordaz no implementa medidas sanitarias para contener los contagios de coronavirus; por el contrario, presionó a los maestros y “orientó” para el regreso a clases cuando el semáforo epidemiológico está en color fúnebre.   

La imagen de Quirino Ordaz que todavía presume ser el gobernador mejor calificado del país, versión falsa que repite su corte de adulación todos los días, se engancha a un aparato de comunicación altamente costoso, ya denunciado en el parlamento local por los diputados de Morena. Sólo del 2017 al 2019, en comunicación social y publicidad oficial gastó mil 180 millones 319 mil pesos, beneficiando sobre todo a cinco medios de comunicación nacionales: Grupo Imagen Televisión Nacional, Grupo Imagen Medios de Comunicación, Publicidad e Innovación, LCAM Estrategia y LARCE DRLLO y a televisoras y medio nacionales impresos que defienden de cualquier crítica o mención a los priistas Enrique Peña Nieto, Luis Videgaray y José Antonio Meade Kuribreña   

En el 2020 y el 2021 los gastos en comunicación –incluyendo la campaña del PRI-PAN-PRD- sumaron más de 120 millones de pesos, para dar un total de más de mil 300 millones de pesos en “inversión” en esta área. 

En fin, Quirino ya se va y dejará el estado sumido en el colapso social y económico. El último informe de su gobierno será el 5 de septiembre….  

AWS