Familias de personas desaparecidas viven una presión «muy fuerte»: testimonio

La presión que vive la familia de una persona desaparecida y que además fue víctima de feminicidio “es muy fuerte y muy larga”, ya que sumado al dolor de perder a un ser querido, las autoridades de procuración de justicia “no siguen los protocolos de búsqueda ni de investigación y pierden evidencias” que podría dar con los responsables, manifestaron familiares de Mónica Ruth Rojas, quien en octubre de 2019 fue desaparecida y posteriormente asesinada.

Acompañados por su asesora jurídica, que forma parte de la organización Idheas Litigio Estratégico en Derechos Humanos, destacaron que finalmente después de cerca de tres años un tribunal de enjuiciamiento del distrito judicial de Tlalnepantla, estado de México, dictó sentencia de 17 años y seis meses de prisión en contra de Víctor Manuel N., uno de los responsable de la desaparición de su hija.

Mónica fue vista por última vez el 21 de octubre de 2019, cuando acudió a trabajar a las oficinas de una comercializadora de plástico que se encontraba ubicada en Tlalnepantla, y en 2020 fue localizada sin vida en el estado de Morelos.

En conferencia de prensa, Gonzalo Rojas, padre de la víctima, expuso que aún falta por detener a dos personas más que participaron en este crimen. En este largo proceso “toda la información que se pudo haber encontrado desde un inicio se perdió, porque los presuntos responsables desaparecieron los videos de las cámaras donde encontraron a mi hija”.

Además, las acciones de búsqueda e investigación, como la prueba de Luminol -para detectar trazas de sangre-, que se debieron haber realizado con prontitud, las hicieron “muchos días y meses posteriores”, dijo.

Incluso, añadió, “cuando iniciamos todo este proceso de investigación, yo comentaba con la policía a cargo el por qué no seguían el protocolo de acuerdo a esta situación. Me contestaron: ‘eso no sirve, los protocolos no sirven, nosotros tenemos nuestras propias formas de trabajar’, que se convirtieron lamentablemente en todo un proceso mal hecho”.

Isabel Suárez, coordinadora del área jurídica de Idheas y asesora jurídica de la familia de Mónica, confió en que en los próximos días la sentencia dictada a Víctor Manuel quede firme “y poder continuar con lo que es la reparación del daño hacia las víctimas”.

Jessica Xantomila

Fuente: La Jornada