Desastres impulsan la migración en Estados Unidos

Pandemia por Covid-19 y una creciente crisis ambiental provocaron que los flujos migratorios se dispararan

La migración irregular hacia Estados Unidos aumentó en 2021, por factores que incluyen presiones económicas propiciadas por la pandemia de COVID-19 y una creciente crisis ambiental en Centroamérica, indicó un reporte del Migration Policy Institute (MPI) de Washington.

Durante 2021, más de 2 millones de migrantes que ingresaron de forma ilegal a EU por la frontera con México fueron arrestados, según estadísticas oficiales, lo que representa un récord.

De acuerdo con el reporte, el incremento fue favorecido por «las presiones económicas relacionadas con la pandemia y el cambio climático, los desastres naturales, la inestabilidad política y la corrupción en Centroamérica», junto con la percepción de cambio en la actitud del nuevo gobierno de EU.

El señalamiento es parte de un estudio sobre el impacto de la pandemia en la movilidad internacional y destaca, entre otras cosas, que el COVID-19 llevó a la instalación de más de cien mil medidas de restricción de viajes en el mundo, que aún inhiben la movilidad transfronteriza de viajeros legales e irregulares.

El documento hace notar un aumento en algunas formas de movimiento irregular e inseguro, así como una brecha creciente entre quienes pueden movilizarse y quienes no, entre lo positivo.

«Si 2020 fue el año de la crisis y la fragmentación, 2021 vio esfuerzos parciales, pero aún no integrales para reiniciar la movilidad”, escriben los autores del informe.

Señalaron que con las oportunidades de moverse a través de canales regulares limitados por las políticas relacionadas con la pandemia, y con el empeoramiento de las condiciones económicas y sociales en muchos países, la migración irregular aumentó en partes del Mediterráneo, África y América hacia la frontera con EU.

En el caso estadounidense, el MPI afirmó que «el total de encuentros en la frontera suroeste de EU se duplicó con creces en 2021, en comparación con las cifras previas a la pandemia».

Parte del problema se debió también a las propias políticas fronterizas de EU contra la pandemia.

Desde marzo de 2020, el gobierno de EU expulsó de inmediato a los migrantes, incluidos los solicitantes de asilo, que llegaron a los cruces fronterizos sin la documentación adecuada o que cruzaron la frontera ilegalmente, en virtud de la ley de salud denominada Título 42.

Los expulsados con T-42 no enfrentaron cargos, provocando que lo intenten varias veces.

CAR

José Carreño Figueras

Fuente: El Heraldo de México